Proyectos
mifactura.com
FEL
Tiempos
Proyectos
Sharefile
RightSignature
Buzón virtual

Noticias Económicas - Grupo Consultor EFE™

¿Qué nuevas habilidades requerirán las nuevas profesiones? Martes, 12 Septiembre 2017 13:03

Industria  4.0 es un concepto que se utiliza para hacer referencia a la Cuarta Revolución Industrial. Ésta explica una fase evolutiva relacionada con la conexión entre sistemas integrados y la producción inteligente para generar una convergencia digital entre industria, empresas y procesos, de acuerdo con la consultora Gartner. La Industria 4.0 es también la que dictará (en parte ya lo hace) las tendencias del empleo.

“Las empresas dejarán muy rápido la estrategia que se basaba en tener materias primas en una bodega, luego montarlas en un camión, llevarlas a una sala de producción, ponerlas en una autopista y llevarlas a un centro de distribución y, luego, a tiendas… Esto cambiará muy rápido y será sustituido. Los consumidores ya no comprarán el producto, sino que comprarán un código para imprimirlo. Entonces esto hará que la empresa cambie la estructura que se tenía de logística, de planeación, etcétera; sufrirán una sacudida total”, dice Germán Escorcia, director general adjunto para la Cooperación Internacional del ILCE (Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa).

Los nuevos colaboradores de las empresas deberán pensar en cómo convertir su trabajo en un algoritmo. Por ejemplo, ya no se observa tan lejana la existencia de un servicio de taxis autónomos o de trenes que utilicen rieles virtuales (o tubos presurizados, como en el caso del Hyperloop), señala Escorcia.

Otros sectores que están experimentando importantes transformaciones son el del hotelería, la moda, la medicina, las finanzas (en éste, por ejemplo, ya existen las monedas virtuales).

Lo que más preocupa es que se necesita actuar con suma urgencia en dos niveles: primero, las empresas deben prepararse para estos cambios porque, si no, serán arrasadas por competidores que no imaginan. Segundo: los sistemas educativos no están respondiendo a la velocidad requerida y, si las empresas no mejoran la manera de capacitar a sus recursos humanos, dejarán de ser eficaces”, advierte el directivo del ILCE.

Agrega que serán necesarias por lo menos cinco habilidades: 1) Pensamiento algorítmico-codificación conectada, 2) Pensamiento crítico, 3) Pensamiento heurístico-aproximación / imaginación (relacionado con la resolución de problemas a partir de escasa información, con escenarios no muy claros), 4) Pensamiento de diseño-disrupción / hackeo, 5) Pensamiento creativo e innovador-prospectiva.

“No queremos ser pesimistas y decir que las máquinas van a venir a tomar nuestro lugar; no, por lo menos, en el futuro próximo, y dudo que en una o dos generaciones esto vaya a suceder, pero la automatización y la digitalización están tomando muchos lugares”, dice Gerardo Kanahuati, director general de Hays Group en México.

“[En] todo lo que tenga que ver con áreas de comercio electrónico es donde estaremos viendo mayor demanda, pero una demanda desorganizada; no se tienen bien definidos cuáles son los distintos perfiles que necesitarán las organizaciones. Pero, sin duda, gran parte del comercio va a migrar a las plataformas digitales”, agrega el especialista.

Así que todo el conocimiento relacionado con el desarrollo de plataformas para comercio electrónico será muy demandado. Al respecto, explica, se requerirán equipos de ingenieros que adapten las ideas que produzcan los colaboradores de las áreas operativas.

También sufrirán profundas transformaciones las áreas relacionadas con el análisis financiero. La razón es simple: esta tarea será absorbida, en gran parte, por algoritmos. Si bien se necesitará personal que interprete los resultados, no será mucho. Profesionales relacionados con Internet de las Cosas, cloud computing (computación en la nube), comunicación móvil y robótica serán también muy necesarios en los próximos años.

“Sobre el Internet de las Cosas, no hemos visto ni una fracción de lo que será. Ya estamos observando cómo podemos usar la infraestructura de internet para el día a día y la interconexión que puede existir entre el celular, nuestros autos, etcétera. La verdad es que no tengo un concepto definido, porque es algo que todas las empresas están batallando por encontrar. [La respuesta está en] toda esta gente creativa que busca otras aplicaciones de las cosas, [a quienes] podemos llamar innovadores”, dice Kanahuati.

¿Estamos a tiempo?

“Fue muy sorprendente ver que, en la Cumbre de Ministros de Economía Digital de los países de la OCDE, hubo muchos temas relacionados con la conectividad y la soberanía. Se habló de los nuevos empleos y de las nuevas habilidades, y los países de la Unión Europea dijeron ‘no estamos listos, porque la velocidad de las transformaciones en las empresas y en los procesos de producción está siendo tal, que nosotros mismos tampoco sentimos que tengamos la velocidad de respuesta necesaria para este tipo de problemas’”, relata Escorcia.

Sin embargo, agrega el directivo, esto también representa una oportunidad para países como México, porque muchos de ellos se encuentran en la misma línea de partida.

Los efectos de esta brecha ya se dejan sentir. De acuerdo con la “Encuesta de escasez de talento 2016-2017” de ManpowerGroup, realizada en México entre 4,800 empresas, 40% de los empleadores están enfrentando dificultad para cubrir posiciones. Algunas de las razones son la falta de experiencia (24%) y porque los candidatos tienen mayores expectativas salariales (20%).

¿Qué están haciendo las empresas al respecto? El 60% de ellas está capacitando y desarrollando a los empleados existentes para cubrir sus vacantes.

“En México es un tema de experiencia, y la expectativa de sueldo es mucho más alta que lo que la empresa puede pagar… Yo creo que, también en el caso del país existe una necesidad de varias capacidades en un técnico, que también tenga una visión de servicio al cliente, dice Jim McCoy, vicepresidente de Soluciones para ManpowerGroup.

Y es que, hoy, los empleos para profesiones específicas, agrega Jim, requieren de mayor educación, lo mismo que las áreas técnicas. No es gratuito que las habilidades más difíciles de encontrar se relacionen con la operación de maquinaria/producción y representación de ventas.

Entre los trabajos más difíciles de cubrir están también el personal de apoyo en oficina y los técnicos.

Además, existe una carencia de obreros: “Y esto es sorprendente, porque se piensa en un perfil básico, pero la tecnología y las herramientas necesitan más pensamiento creativo, más conocimiento de matemáticas. Por eso vemos escasez de gente que no tiene exactamente la capacidad de trabajar en un ambiente que es un poco más tecnológico que antes”, dice.

“La empleabilidad depende menos de lo que ya sabes y más de tu facilidad para aprender, aplicar y adaptar”, dice Mara Swan, EVP Global Strategy and Talent de ManpowerGroup, al final del estudio.


Grupo Consultor EFE Talento Humano Tecnologías de la información Recursos humanos Tecnología Industria 4.0 Profesiones del mañana Cuarta Revolución Industrial ILCE Cumbre de Ministros de Economía Digital OCDE