COVID19: Incidencia de los cambios a las políticas de fin...

COVID19: Incidencia de los cambios a las políticas de financiamiento en la determinación de los Precios de Transferencia.

Sin lugar a duda, esta inesperada crisis originada por la pandemia de COVID-19 ha generado un severo impacto en nuestro ámbito personal, social y económico. Desde el punto de vista económico, el impacto en las empresas ha sido dramático, viéndose afectado de primera mano el flujo de caja de estas debido al distanciamiento social y cierre temporal de algunos sectores económicos.

Una forma común de gestionar esto es proporcionando un margen de maniobra en términos de créditos adquiridos, negociando flexibilidad en las condiciones de pago y períodos de crédito, lo que puede aliviar grandemente la presión sobre el flujo de caja. Esto se facilita principalmente en el ámbito de grupos multinacionales, considerando la centralización de la toma de decisiones, afectando sin lugar a duda la determinación de los precios de transferencia.

No obstante, considerando lo universal de esta situación, estos términos de pago flexibilizados podrían ser igualmente aplicables a terceros en el mercado. Por lo que no sería un desafío importante este año justificar lo mismo desde una perspectiva de transacción intragrupo. 

El adelanto de préstamos intragrupo también puede considerarse vital para respaldar los requisitos financieros de las entidades. Sin embargo, al hacerlo, los responsables de la toma de decisiones deben ser cautelosos al evaluar las tasas de interés para adelantar dichos préstamos y tomar a consideración que el mercado ya indica tasas de endeudamiento más bajas debido a la caída económica.

Los grupos también deben revisar los términos de los acuerdos financieros existentes con las partes relacionadas. Dada la escasez de liquidez, debe evaluarse si la tasa de interés y el calendario de reembolso deben renegociarse.

Otro aspecto por evaluar detenidamente es la cláusula de fuerza mayor en los acuerdos, ya que muchas compañías están contemplando el surgimiento de COVID-19 como una situación de este tipo. Esto puede llevar a la justificación de incumplimiento o interrupción de los acuerdos o contratos y representar una amenaza de que los contratos comerciales existentes se anulen. 

En conclusión, la mayoría de los cambios en las políticas intragrupo de las EMN probablemente se justifiquen a corto plazo, dada la situación actual. Sin embargo, hay que considerar que esto no será sostenible por mucho tiempo y que estos cambios pueden ser cuestionados.

Además, hay que tener presente que, al igual que las empresas multinacionales que están haciendo cara a problemas de flujo de efectivo, las autoridades también están enfrentando los mismos desafíos, afectando el flujo de ingresos de la economía. Por lo tanto, cualquier cambio en la política intragrupo estará sujeto a un estrecho seguimiento para evitar la erosión de la base y el traslado de beneficios, en aras de procurar mayores ingresos fiscales.

Desde la perspectiva de los contribuyentes, lo que se requiere es establecer políticas que no solo sean comercial y económicamente viables, sino también racionalmente fundamentadas. La documentación sólida para validar cualquier cambio de las políticas existentes es obligatoria y representa una defensa crucial contra las dificultades de posibles controversias fiscales. 

Por lo tanto, la formulación de políticas sólidas, incluso en estos momentos de incertidumbre, es la única esperanza para contener los duros impactos de esta pandemia, además de que se deben considerar los efectos de estas no sólo en los negocios, sino también tomar en cuenta su efecto en la economía y las personas en general.

Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Consultor EFE™ 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario.
Al utilizar nuestro sitio web, acepta todas las cookies de acuerdo con nuestras Políticas de privacidad.

De acuerdo