LA PLANEACIÓN ESTRATÉGICA COMO UN HÁBITO

Consultoría Estratégica

LA PLANEACIÓN ESTRATÉGICA COMO UN HÁBITO

Lectura de 5 minutos

La mayoría de las empresas, mayormente las emergentes, no alcanzan su Visión por falta de Tracción”. Esto significa que las empresas no logran aterrizar los objetivos y la visión de la empresa para poder planificar, organizar o proyectar metas a corto, mediano y largo plazo. Sin embargo, existen diferentes formas para reducir el porcentaje de error. En el presente artículo, de una manera muy práctica y simple, podrás entender la importancia de la planeación estratégica, sin importar el giro o antigüedad de tu empresa.

Imaginemos que dos empresas iniciaron labores el mismo día, ambas son del mismo giro, con el mismo modelo de negocio, proveedores muy similares, costos iguales y una misma posición “estratégicamente” geográfica. Estamos de acuerdo en que ambas comenzaron con una idea o visión y que ambas definieron una meta o misión por la cual emprender. La diferencia entre la empresa A y la empresa B, sencillamente se basará en que también puedan planear y ejecutar.

Específicamente, la empresa A está formada por dos socios, personas muy preparadas, sociales, excelentes vendedores, pero la toma de decisiones es ejercida mayormente por impulsos y emociones. En la empresa B encontramos a una persona que es muy afín a los estudios y a la lectura, es joven y siempre ha buscado emprender este negocio, pero la falta de experiencia no se lo había permitido y después de un tiempo de estudiar y analizar el mercado, optó por iniciar este nuevo reto.

¿Hasta aquí, podrías visualizar cuál empresa tiene mayores probabilidades de éxito?

Durante muchos años, han existido una serie de disciplinas y hábitos que, al momento de seguirlos, han mostrado resultados positivos para diversas empresas y seguramente ya has escuchado de ellas. Hablamos específicamente sobre los “10 Hábitos Rockefeller”. Para contextualizar, analicemos las acciones que ambas empresas llevan a cabo, tomando como base algunos de estos hábitos:

Hábito Rockefeller N.°1: El equipo ejecutivo es saludable y está alineado.

Ambas empresas son emergentes, lo que significa que podrían no tener ningún colaborador, pero seguramente, conforme la marcha, ambas empresas integrarán personal a su organización. Tomando como base la comunicación de un equipo saludable, la empresa A tiene mucha más complejidad que la empresa B, debido a las dos líneas de comunicación que generan ambos socios.  

Hábito Rockefeller N.°2: Todos deben estar alineados con el objetivo número 1 que debe cumplirse en el trimestre para impulsar a la empresa.

La empresa B sigue una metodología de gestión empresarial que le permite proyectar metas y prioridades cada 90 días. La empresa A realiza el trabajo en medida que le llega.  

Hábito Rockefeller N.°4: Cada faceta de la organización tiene una persona asignada a la responsabilidad para asegurar el cumplimiento de los objetivos específicos.

La empresa B, con base en estudios de mercado y comportamiento de la demanda, elaboró un organigrama de rendición de cuentas donde establece los puestos necesarios para alcanzar las metas propuestas con los respectivos roles principales para cada puesto, de esta manera, se facilita la entrada de cada colaborador a la empresa. La empresa A, de manera informal, contrató a sus amigos y familiares para que los ayuden con la carga de trabajo.  

Hábito Rockefeller N.°5: La información del empleado en curso se recopila para identificar obstáculos y oportunidades.

La empresa A no logra identificar la razón por la cual sus nuevos colaboradores no son igual de productivos y el porqué no pueden visualizar lo grandiosa que sería la empresa. La empresa B, lleva a cabo una evaluación trimestral para todos sus empleados, donde por una parte trata de identificar la afinidad entre la cultura y los valores de la empresa con los empleados y, por otra, conocer la productividad entre pares.  

Hábito Rockefeller N.°9: Todos los empleados pueden responder cuantitativamente si tuvieron un buen día o semana.

Después de 6 meses de cambios y actualizaciones, el dueño de la empresa B logró establecer los cuantificables organizacionales y departamentales que se analizarán dentro del Cuadro de Indicadores que se llena cada semana. De esta forma, esta empresa puede visualizar cuáles son los patrones y tendencias positivas y negativas, tanto de los factores internos de la empresa como de los externos. Los socios de la empresa A, al ser apenas una pequeña empresa, no creen que sea necesario implementar ningún tipo de herramienta de control pues manejan “muy poca información”. 

Hábito Rockefeller N.°10: Los planes y el rendimiento de la empresa son visibles para todos.

El dueño de la empresa B lleva a cabo reuniones trimestrales donde le explica a los pocos integrantes de su empresa los objetivos alcanzados, los fracasos y las nuevas metas por cumplir. La empresa A sigue un modelo de antaño en donde suele esconder la mayor parte de la información a sus colaboradores para no revelar información “importante de la empresa”.  

Creo que es bastante sencillo analizar cuál empresa tiene más probabilidades de éxito. Para ser exacto, no existe un parámetro o momento exacto en donde las empresas deban de comenzar a organizarse y planificar. Sencillamente, las empresas NO deberían crearse sin algún parámetro de organización o planificación estratégica.

Los hábitos Rockefeller se fundaron hace más de 100 años y, hasta la fecha, han dado grandes resultados para las empresas. La cuestión está en encontrar las disciplinas y herramientas correctas que faciliten el correcto seguimiento de los hábitos.  

Hoy en día, existen distintos modelos de gestión empresarial que contienen la forma correcta de estructurar una empresa para hacerla crecer, por ejemplo, el modelo EOS, por sus siglas inglés Entrepreneurial Operating System. Este modelo reúne herramientas muy prácticas y simples que, en conjunto, generan la verdadera trascendencia para las empresas. Existen más de 20 herramientas del Modelo de EOS que expandirán tus habilidades de liderazgo, mejorarán el clima y cultura laboral, perfeccionarán un seguimiento continuo y generarán una mentalidad de crecimiento y escalabilidad a todos tus colaboradores.  

¿Quieres saber más? Haz clic aquí donde encontrarás valiosa información del Modelo de EOS. 

También te puede interesar ver leer "EQUIPOS DE LIDERAZGO QUE SE TRANSFORMAN EN 90 DÍAS"

Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Consultor EFE™ 

A continuación

LÍDERES HUMANOS ANTE UNA NUEVA NORMALIDAD

Gestión de Capital Humano | Lectura de 10 minutos

¿Cómo podemos ayudarle?

Grupo Consultor Efe - Whatsapp

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario.
Al utilizar nuestro sitio web, acepta todas las cookies de acuerdo con nuestras Políticas de privacidad.

De acuerdo