ACCIONES EXITOSAS PARA COMBATIR EL ESTRÉS LABORAL

ACCIONES EXITOSAS PARA COMBATIR EL ESTRÉS LABORAL

Hablar de estrés laboral en México se ha vuelto un tema de muy alta importancia y atención para los trabajadores, las empresas, los expertos en la salud y más recientemente el gobierno.

Desde octubre de 2019, entró en vigor la NOM 035 por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), la cual tiene como propósito la prevención y control de los factores psicosociales en las organizaciones. La NOM 035 considera factores de riesgo psicosocial: “aquellos que pueden provocar trastornos de ansiedad, no orgánicos del ciclo sueño-vigilia y de estrés grave y de adaptación, derivado de la naturaleza de las funciones del puesto de trabajo, el tipo de jornada de trabajo y la exposición a acontecimientos traumáticos severos o a actos de violencia laboral al trabajador, por el trabajo desarrollado”.

En ese sentido, el propiciar un entorno y condiciones favorables para los colaboradores ya no es solo una opción o un distintivo de aquellas empresas con una cultura orientada al bienestar de su equipo.

Pero ahora, les compartiré un poco más acerca de qué es el estrés laboral y los factores que lo derivan, ya que, cualquier iniciativa resultará poco efectiva si no conocemos y entendemos sobre la causa raíz.

Partiremos por definir que el “estrés” es una defensa natural del organismo que se encuentra dentro de nosotros mismos, la cual se manifiesta a través de diversas reacciones fisiológicas y sirve para hacer frente a demandas de experiencias en nuestra vida diaria, según James (1990), citado por Brofman J. (2007).  Esto quiere decir, que es inevitable experimentar un cierto grado de estrés en la vida y que este puede incluso ser un impulsor positivo que nos permita reaccionar ante esas situaciones como sucede, por ejemplo, con los deportistas de alto rendimiento. Sin embargo, experimentar altos niveles de estrés resulta peligroso para la salud, debido a que, se alteran en forma prolongada y perjudicial muchos sistemas del organismo. Además, la realidad es que poco nos han enseñado para trabajar eficientemente y a la medida nuestro estrés.

En México y la mayor parte del mundo, el trabajo es el espacio en el que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo. Es por eso que, para una gran cantidad de personas, el trabajo es la fuente de estrés más importante en su vida.

Estresores en el trabajo

Robbins (2017) nos habla de dos clasificaciones de los estresores en el trabajo: 

1. Estresores desafiantes: son aquellos asociados con la carga de trabajo, la presión para terminar las tareas y las presiones del tiempo.

2. Estresores obstructores: son los que impiden que la persona logre sus metas (ej. papeleo burocrático, confusión sobre las responsabilidades). 

Así mismo, el estrés también está relacionado con dos factores muy importantes:

1. Las demandas: son las responsabilidades, presiones, obligaciones y la incertidumbre que el colaborador enfrenta en su lugar de trabajo.

2. Los recursos: son los elementos que la persona puede controlar y que utiliza para resolver las demandas. 

Esto nos presenta un norte claro para evaluar si la causa raíz proviene de alguno(s) de estos elementos. Sin embargo, Robbins (2017) nos dice que no debemos de olvidar que el estrés experimentado por los colaboradores puede provenir de otras fuentes que también son muy importantes, las cuales nos menciona en su Modelo del Estrés Laboral:

Como bien podemos observar, los factores personales, los ambientales, así como la diferencias individuales y culturales, juegan un papel muy importante y también están relacionados de forma directa con el estrés experimentado en el trabajo. Lo recomendable es tomar acciones integrales para que el colaborador encuentre los recursos personales necesarios para trabajar y combatir su estrés y, como empresa, que se implementen diversos métodos que ayuden a prevenirlo o combatirlo.  

Las iniciativas más importantes son:

• Establecer metas específicas y brindar retroalimentación. Éstas aumentan la motivación.

• Rediseño del puesto de trabajo para equilibrar las demandas del rol o de las tareas.

• Promover la participación del colaborador en la toma de decisiones que afectan directamente su trabajo (ej. metas, expectativas, formas de evaluar).

• Ofrecer capacitación para afrontar cambios, demandas o desarrollar competencias.

• Aumentar la comunicación organizacional formar para reducir la incertidumbre.

• Implementar programas de bienestar que mejoren el estado físico y mental del colaborador.  

Hoy más que nunca, nuestro deber es propiciar una relación sana y positiva entre empresa y trabajadores.

¿Quieres asesorarte sobre este tema? Consulta con nuestra experta escribiendo a: tnava@gcefe.com 

Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Consultor EFE™ 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario.
Al utilizar nuestro sitio web, acepta todas las cookies de acuerdo con nuestras Políticas de privacidad.

De acuerdo