Inteligencia emocional para detonar engagement

Gestión de Capital Humano

Inteligencia emocional para detonar engagement

Lectura de 5 minutos
Carlos De León
Socio
Carlos De León
Socio

La relación entre motivación y emoción no se limita al hecho de que en toda conducta motivada hay un componente emocional, sino que puede surgir en sentido inverso: una emoción puede dar lugar a una conducta motivada, dirigiéndola hacia un objetivo y con una intensidad determinada.El engagement es un estado emocional o psicológico derivado del vínculo entre el trabajador y su empresa. Esta interacción se da todos los días entre este con su superior, con sus compañeros y con sus colaboradores.

¿Cómo detonar estados emocionales positivos y evitar los estados emocionales negativos? Está comprobado que:

Un entorno emocional positivo repercute directamente en:

Burnout.

Estrés laboral. • Evitación del trabajo. • Resistencia al cambio. • Ausentismo. • Sobrecarga de trabajo. 

  • Asertividad.
  • Autoeficacia.
  • Motivación.
  • Bienestar.
  • Compromiso organizacional.
  • Engagement.
  • Satisfacción laboral.
  • Retención laboral.
  • Responsabilidad social.
  • Inteligencia emocional.
  • Optimismo.
  • Resiliencia. 

Un estado emocional negativo impacta de la siguiente manera en la organización:

  • Burnout.
  • Estrés laboral.
  • Evitación del trabajo.
  • Resistencia al cambio.
  • Ausentismo.
  • Sobrecarga de trabajo. 

Si en la interacción de todos los días contamos con la capacidad de detonar esos estados emocionales de manera consciente, consideremos a la inteligencia emocional como una competencia (cualidad, habilidad, capacidady actitud). Veamos algunas técnicas para desarrollarla:

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional empieza con la conciencia de uno mismo y también con la conciencia social. Es decir, cuando somos capaces de reconocer las emociones, y su impacto, en todo lo que nos rodea. La emoción y la motivación están íntimamente ligadas, ya que proporcionan a todas las actividades, por un lado, dirección y por otro, intensidad.

La relación entre motivación y emoción no se limita al hecho de que en toda conducta motivada hay un componente emocional, sino que puede surgir en sentido inverso: una emoción puede dar lugar a una conducta motivada, dirigiéndola hacia un objetivo y con una intensidad determinada.

 Conoce tus emociones: Autoconocimiento (registro emocional)

Si el líder es consciente de sí mismo y de sus propias emociones, sabrá cómo estas pueden repercutir en él y en su equipo de colaboradores. Ser autoconsciente cuando se está en una posición de liderazgo también significa tener una imagen clara de las propias fortalezas, debilidades y comportarse con humildad.  

¿Cómo mejorar la conciencia de uno mismo?

  • Manteniendo un diario de emociones. El emplear unos pocos minutos cada día para escribir permite desarrollar un mayor grado de autoconciencia.
  • Reduciendo la velocidad en momentos de ira u otras emociones fuertes para examinar el porqué. No importa la situación, siempre se puede elegir cómo reaccionar ante ella.

Según Goleman las fases para ser un líder inteligente emocionalmente son: la autorregulación, motivación, empatía y las habilidades sociales. Hace referencia a que estos “son igual de abiertos a escuchar noticias tanto buenas como malas. Son, además, expertos en buscar apoyo para los suyos y transmitir de manera efectiva nuevos proyectos, estrategias, valores, etc., por lo que también son buenos en la gestión del cambio y en la resolución de conflictos”.

Si eres diestro y reconoces el impacto que tiene tu estado emocional, serás una herramienta sumamente útil para la función y estabilidad emocional de la organización. “Ocúpate de tus emociones, sólo eso es suficiente para impactar de manera positiva en la cultura organizacional existente”.

Algunos hábitos positivos para mantener tu automotivación:

  • Salud física. Cuida tu alimentación, recuerda tomar agua y mantenerte hidratado, camina mínimo 30 minutos diarios y respira (la meditación es una opción para ser consciente en la calidad de tu respiración).
  • Salud emocional. Aprovecha la sabiduría que el pasado te regaló (es un arsenal de herramientas que ya experimentaste) pero si existen situaciones en las que aún exista dolor o confusión, te invito a buscar ayuda profesional para trabajar y lograr superar cada una de ellas.
  • La familia. Sé impecable con tu entorno familiar, mejora la comunicación y mantén el vínculo de amor entre los miembros de tu familia. Esto es un núcleo vital de poder interior.
  • La espiritualidad. Conecta con esa fuente inagotable de fe (universo, naturaleza o un Dios) e incorpórala a tu fuerza interna de motivación.

Construye un emociómetro:

  • Cada vez que la realidad o tu entorno detone una emoción, ten el hábito de respirar (no reacciones).
  • 15 segundos de respiración son suficientes para alcanzar un estado emocional adecuado.
  • Analiza las circunstancias y sé empático si hay personas involucradas.
  • Guíate por tus principios personales y los valores de la organización.
  • Piensa en la gran responsabilidad que representa tener una posición dentro de la organización (regula de manera favorable tus emociones).
  • Acude a un proceso de feedback (suave con el ser humano, duro contra las circunstancias).
  • Aprende de cada situación o reto que se te presente.
  • Sé el pilar emocional que las organizaciones requieren.

Para concluir, si estás al frente de un equipo de trabajo o juegas un rol dentro de tu entorno familiar, es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Conoce tus emociones y la de los demás.
  • Sé consciente del impacto que tienen tus emociones: positivo y negativo.
  • Sé una fuente importante de motivación y detona ese estado emocional positivo en los demás (vínculo empresa-colaborador).
  • Sé una fuente de motivación 360º (jefe, pares, colaboradores y clientes internos).
  • Nuestra posición en el organigrama no nos convierte en líderes inteligentes emocionalmente.
  • Pide ayuda en caso de que existan situaciones que detonen emociones negativas.
  • Las personas vinculan su estado emocional a través de su líder, no mediante su empresa (tienes una gran responsabilidad). 

Para más información sobre cómo ser un gran líder, te invitamos a visitar nuestra página y conocer nuestros servicios. Si tienes dudas, contáctenos y nuestros asesores le brindaran la mejor atención.

Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Consultor EFE™️.

Carlos De León
A continuación

Excelencia operacional en Baja California

Precios de Transferencia | Lectura de 10 minutos

¿Cómo podemos ayudarle?

Grupo Consultor Efe - Whatsapp

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario.
Al utilizar nuestro sitio web, acepta todas las cookies de acuerdo con nuestras Políticas de privacidad.

De acuerdo