Actividades de accionistas en cargos intragrupo

Precios de Transferencia

Actividades de accionistas en cargos intragrupo

Lectura de 5 minutos
Francisco Arballo
Francisco Arballo

Dentro de las operaciones más comunes que podemos observar en los grupos multinacionales con los que tenemos el privilegio de colaborar, se encuentran las operaciones de prestación de servicios por parte de la casa matriz del grupo o bien, de alguna empresa relacionada residente en el extranjero hacia la empresa filial.

En operaciones de servicios, especialmente cuando la operación tiene un efecto deducible en la determinación del impuesto sobre la renta para el contribuyente, se vuelve relevante tener en cuenta diferentes aspectos que se vuelven relevantes al momento de una revisión o cuestionamiento por parte de la autoridad tributaria. En este artículo hablaremos sobre la importancia del correcto entendimiento y caracterización de dichos servicios, a efectos de evaluar correctamente si la contraprestación pactada es adecuada de conformidad con el principio de independencia efectiva.

Dependiendo de cómo esté estructurado el grupo multinacional, podemos encontrar casas matriz que limitan sus actividades a las de supervisión de las filiales, limitando sus actividades a las de monitoreo sobre las inversiones que mantiene en las filiales. Por otra parte, en grupos altamente integrados, podemos encontrar que la casa matriz se encuentra mucho más involucrada en las actividades de coordinación, supervisión, tesorería, logística, entre otras funciones que resultan clave para el correcto funcionamiento del negocio. Lo anterior supone que las actividades desarrolladas por la Casa Matriz a favor de sus filiales tienen valor y por ende merecerían una contraprestación.

Habiendo dicho lo anterior, uno de los temas más importantes y que en varias ocasiones se percibe como secundario, es la identificación de las actividades de accionista. Las actividades de accionista son normalmente servicios de particular interés para la casa matriz o para una empresa Holding regional que mantiene una participación accionaria en las filiales. A diferencia de los servicios intercompañía como pudiesen ser los administrativos, financieros y/o técnicos, estos “servicios” que se consideran actividades de accionistas no serían de particular utilidad para una empresa independiente por lo cual no deberían de considerarse como un servicio intragrupo y por ende, no se justifica la aplicación de un cargo a la filial. Algunos ejemplos de actividades de accionista pudiesen comprender los costos de la estructura legal del grupo multinacional, juntas de asamblea, costos asociados a la emisión de acciones en una bolsa de valores por parte de la casa matriz, los costos asociados con las obligaciones contables o de Reporting de la casa matriz cuando dichas obligaciones supongan actividades como la consolidación de estados financieros, costos de auditoría de estados financieros por parte de la casa matriz hacia las filiales cuando dicha auditoría se haga únicamente por interés de la casa matriz, los costos asociados al cumplimiento legal y fiscal de la casa matriz, entre otros.

Como se puede observar, los ejemplos dados en el párrafo anterior se refieren a actividades de interés para los accionistas por ser medios para la vigilancia y monitoreo de sus inversiones en las filiales, dichas actividades no suponen un beneficio directo para las filiales y son, servicios por los cuales la filial no estaría dispuesto a pagarle a un tercero independiente por lo cual no justificaría un pago de la filial a la casa matriz por este tipo de actividades bajo el concepto de “servicios intragrupo”. En la práctica, es común identificar cargos por parte de la casa matriz a las filiales en Latinoamérica por conceptos que pueden ser considerados como actividades de accionista. Independientemente de si la contraprestación intragrupo está o no a valor de mercado, es preciso cuestionarnos si un tercero independiente estaría dispuesto a pagar por dichos servicios o bien, si son actividades que la filial hubiese realizado por sí misma.

Tenemos entonces que es sumamente relevante el correcto análisis y caracterización de los “servicios” prestados por las empresas relacionadas residentes en el extranjero a favor de una filial de un grupo multinacional. Para ello, es preciso tener presentes los siguientes aspectos al momento de evaluar la contraprestación por los servicios:

  • Prestación efectiva del servicio (evidencia de recepción de los servicios)
  • Prueba del beneficio
  • Duplicidad de servicios
  • Evaluar si el cargo por servicios corresponde o no a actividades de accionista  

 

Una vez evaluados los puntos anteriores, podremos entonces evaluar la contraprestación pactada entre las empresas relacionadas a efectos de evaluar conforme al análisis de las funciones, activos y riesgos incurridos por cada caparte, si dicha contraprestación se encuentra dentro del rango de contraprestaciones que terceros independientes estarían dispuestos a pactar en condiciones de negocio similares.

Tags
Francisco Arballo
A continuación

Precios de Transferencia como indicador de viabilidad

Precios de Transferencia | Lectura de 10 minutos

¿Cómo podemos ayudarle?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario.
Al utilizar nuestro sitio web, acepta todas las cookies de acuerdo con nuestras Políticas de privacidad.

De acuerdo